• Author image
    • LISSET EX PACIENTE DE TB

    Todo comenzó una noche al irme a dormir, empecé a toser y toser  me di cuenta  que sangraba  no sabía porque, no presentaba ningún síntoma,  me llevaron al hospital por que no paraba de toser y sangrar, estuve hospitalizada en el seguro sabogal 1 semana justo cuando iba cumplir mi mayoría de edad (18 años), luego me trasladaron al hospital Carrión por otra semana más, esas dos semanas paraba con fiebre, no había día que deje de tener fiebre, para mí fue algo triste, me causo mucha depresión, me dieron de alta un 27 de diciembre, le echaba la culpa a mi mamá, por haber contagiado en la calle, no me explicába como me había contagiado, a veces la enfermedad te hace sentir mal  culpar a otras personas  nos decimos porque a mí, uno no sabe ¿cuándo? ni ¿cómo? pasan las cosas y tenía que  tomar mis medicinas en la posta que me correspondía, pero por el miedo de que las pastillas me hicieran mal, me fui a un doctor particular y me receto los mismos medicamentos de MDR, y me recupere  en 4 meses subí de peso hasta 59 kg, a lo que pesaba que era 44 kg y más aún que había bajado de peso por la enfermedad, estuve bien por  1 año, luego recaí y me sentí mal de nuevo,  en esta ocasión si fui al hospital San José atenderme como se debe  la doctora  nos gritó a mí y  a mi mami, cuando me mandan a hacerme mis análisis, pensaba que iba a ser MDR,  solo era cuestión de esperar  ver si era MDR y  gracias a DIOS solo era sensible a tratamiento nuevamente,  ahora si cumplir el tratamiento como se debe, estaba en tratamiento y   lo estaba cumpliendo como se debía hacer, y después de 3 meses  la enfermera me llama para que participe de una capacitación de TBC, acepte ir,  me gusta la capacitación que fue de dos días, fue muy interesante conocí gente, luego de varios días me llamaron para participar en ASPAT – PERÚ  para pertenecer al  grupo y no me lo esperaba,  con más chicas para ayudar  servir a una buena causa, que es ser Monitora social en un proyecto que en ese entonces ASPAT  era que parte del proyecto, ahí aprendí mucho, a desenvolverme a dejar de ser tímida, era mu callada, me  costaba  expresarme en público, a conocer sitios lugares, me sirvió de mucho conocer otras realidades, ASPAT –PERÚ me dieron la oportunidad mejorar como persona y así ayudar  a otras personas con la misma enfermedad, iba a las postas, hospitales para dar consejería a otros pacientes, también a las casas de los pacientes hacer acompañamiento de entrega de canastas  y a las promotoras de salud hacer la verificación de las canastas que se les hacía presente por brindar su apoyo que si se puede mejor y tener una calidad de vida mejor, a querer más nuestro cuerpo  a respetar la vida de los demás.